el material es la chapa de madera que se usa en ebanistería que tiene un grosor de 1 milímetro y se vende por metros, suele tener un ancho de 30 a 40 cm. yo las corto a tramos de 40 cm aproximadamente y las relleno de precinto de embalaje transparente, pues es un material muy astilloso y al usar la tijera o el Cuter se estalla y queda inservible. ese precinto una vez pegadas las piezas se retira antes del lijado. los colores de la chapa es a gusto aunque los más comunes es el sapeli, el más oscuro, el roble, el pino, el cedro, etc.

    La cola usada es la de contacto sobre todo cuando hay que pegar piezas en curvas. ya sabéis que hay que encolar las dos partes a pegar, dejar secar un poco y unir las dos partes. para cortar las piezas usar la tijera o el cuter sobre una superficie de cristal; el encolado también sobre esta misma superficie, que después puede ser limpiada con disolvente.

    el modo de aplicar la cola, como usted vea más conveniente, pero el dedo índice es lo más práctico. yo uso el guante de goma, pero sólo un dedo, que corto del guante y así me dura mucho. después de pegar cada pieza voy untando el dedil en polvos talco, siempre tengo un pequeño recipiente como veis en ese tapón amarillo al lado izquierdo de la caja. de lo contrario sólo pegaría una pieza por dedil.

  

    después de dibujar el motivo elegido, a lápiz si es visible o rayándolo con un punzón si es oscuro como en el caso de estas baldas de una rinconera vieja, se retiran los precintos de plástico con la punta del cuter y se procede a un buen lijado, si tienes máquina de lijar mejor, de tal manera que queden limpios los colores de las diferentes maderas.

    Se le aplica una emulsión de acabado de madera, una o dos manos con una lijada muy fina entre ambas. la tercera mano será del mismo preparado si prefiere un brillo mate o bien de un barniz transparente si lo prefiere brillante.

 

      aunque para tapar poros y pequeños desperfectos se puede usar serrín muy fino del lijado con cola blanca, ya hay preparados en muy diferentes colores que con el posterior lijado casi no se notan los defectos. 

   

    las maderas hay que procurar que la beta siga la línea de las esquinas, pues a la contra pueden saltar. el canteado, que en esta rinconera es de 1 cm, debe cortarse un milímetro más y una vez pegado el sobrante se va lijando con una lija muy fina como si lo fueras doblando hacia la otra superficie, y verás como se van uniendo las dos maderas como si fueran una sola.

         

    la rinconera terminada y barnizada queda muy bonita. aunque las baldas pueden ser de un dibujo uniforme, más elegante, en este caso son diferentes para mostrar las posibilidades de dibujos a emplear.

-------------------------------------------------

   

    este cajón tipo baúl, de 12 botellas de la palma del condado, encontrado en un campo tirado como basura.

    primero se retiraron las bisagras, los clavos defectuosos, rellenado con serrín y cola blanca todas las grietas, un buen lijado y una mano de emulsión de madera.

    

    se cantean con un listón de madera del grueso de las maderas del cajón más el contrachapado, en este caso blanco. se forran todos los laterales y el fondo pegándolos con cola blanca y sujetándolos con unas puntillas, que una vez seco y bien pegado se retirarán.

    se vuelve a empastar con cola y serrín, después se lija bien para que todas las caras del baúl queden uniformes. empezaremos a chapear según nuestro diseño.

  

los cantos de la madera se han de matar un poco para que la chapa de sapeli no se corte al pegarla. si la chapa no doblara bien ayudarse de una espátula o una tablita para obligar a la chapa. si no fuera posible, mojar la chapa y doblará sin dificultad pero ahora la cola será menos efectiva.

   

    la parte superior no ha sido necesario revestirla, un buen enmasillado y lijado han sido suficiente.

   

    una vez terminado todo el canteado de sapeli, se dibuja el diseño preparado, se retiran todas las puntillas y empezamos a pegar las piezas con cola de contacto.

   

    se retira con la puntita del cuter el precinto de las maderas y procedemos al lijado general.

   

    una o dos manos de emulsión de acabado de madera, con una lijada fina entre cada mano.

    el interior del baúl se ha decidido no cubrir ni forrar para que se vea su antigüedad y cómo de un cajón viejo, con un poco de paciencia, se puede hacer algo bello.

   

    sólo queda poner las asas, los herrajes y adornos que uno quiera y encerar, brillo mate o barniz brillante. en este caso se ha usado barniz brillante.

   

    (si necesitas cualquier aclaración no dudes en preguntar: 924/440188 y jcerrato@sicomoro-2.com) josé cerrato