El padre Guido Echevarria Fuentes, es un sacerdote peruano de una reputación inmejorable; su trabajo con jóvenes en distintas parroquias de San Pedro de Caraballo incansable; es un hombre bueno, sencillo y agradable.

        A requerimiento nuestro ha accedido a comentarnos las lecturas del Domingo, a contarnos él y sus jóvenes las vivencias y trabajos de las distintas iglesias que atienden. En definitiva a comunicarnos esas "Cosas de Dios" que en Perú están a flor de piel y que en otros países como el nuestro casi estamos olvidando.

        En nombre de nuestra gente de Extremadura y de todos los lugares que nos visitan, amigo Guido y Comunidad Parroquial, muchas gracias por ayudarnos a ser mejor compartiendo vuestras "cosas de Dios".

     

      

Anteriores,  CICLO - C 2009-10      CICLO - A 2010-11      CICLO - B 2011-12  

CICLO-C 2012-13  CICLO-A 2013-14    CICLO-B 2014-15     CICLO-C 2015-16

 

TIEMPO DE PASCUA

 

DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

 

Lecturas:

Primera lectura  Prv 8, 22-31  “Antes de comenzar la tierra, la sabiduría fue engendrada".

Salmo Responsorial  Sal 8  “Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!”.

Segunda lectura  Rm 5, 1-5  “A Dios, por medio de Cristo, en el amor derramado con el Espíritu”.

Evangelio  Jn 16, 12-15  “Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará a la verdad completa".

 

DIOS ES UNO

 

            Hoy celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad, una verdad tan grande de nuestra fe, pero también uno de los misterios absolutos, esto es, que no puede entender totalmente nuestro entendimiento. Es una verdad de fe que anunciamos en nuestras oraciones, al santiguarnos, al glorificar con la oración del gloria, al recitar el credo, al celebrar la eucaristía. Es el Padre, a quien atribuimos la obra de la creación, quien nos lo ha entregado la creación para usar y cuidar; llegado el tiempo, se hace presente el Hijo por la encarnación comienza a habitar en nuestra historia, es Jesucristo, la segunda persona de la trinidad, quien nos redimió muriendo en la cruz y resucitando al tercer día. Finalmente está el Espíritu Santo personificado ya en el Antiguo Testamento cuando “el espíritu de Dios aleteaba por encima de las aguas”, pero fue Jesucristo quien nos reveló la verdad del paráclito, el consolador, el espíritu de la verdad que vino el día de Pentecostés y abrió el entendimiento de los apóstoles hacia la misión comenzando así la Iglesia de Cristo Jesús.

            Dios es un trino, que nos invita a contemplar y confiar en él. Dios es misterio y mucho más. Dios es amor, comunidad de amor. El amor sale de su en sí, se manifiesta y se hace visible. A Dios lo conocemos en sus manifestaciones ad extra. Dice un proverbio serbio: Si he visto tus ojos te conozco un poco; si he oído tu voz te conozco un poco más; si he visto tus obras te conozco de verdad.

 

            El misterio de la Trinidad, símbolo de la comunidad y la unidad en la diversidad, nos recuerda a nosotros los que recitamos, domingo tras domingo el Credo de Nicea, sé que no lo entienden y yo tampoco, que nos somos individuos aislados, somos una relación con Dios y estamos necesitados de las relaciones con los otros cristianos para vivir la única relación que importa, la relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

            Ahora nos debemos de preguntarnos ¿Qué significa para nosotros, la trinidad en nuestra vida? ¿Cómo influye el bautismo trinitario que recibimos? Ciertamente nos debe ayudarnos a buscar la santidad en todo sentido, a ser mejores cada vez, a  convertirnos, conocer y amar a Dios de esta manera también podremos servir mejor a nuestros hermanos. Guiados por la trinidad podremos buscar la verdad, la justicia, la paz, el amor y la fraternidad entre todos.  Entonces será la trinidad que mora en nuestros corazones, también el que nos dirige por los caminos de Dios.

            Si nosotros ponemos en práctica las enseñanzas de Jesús, ese Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo habitará en nosotros. En lo más profundo de nuestro yo podremos hablarle, manifestarle nuestras tristezas y alegrías, pedirle su gracia.  Así nuestra pobre y limitada existencia se convierte en morada de la divinidad.

            La Santísima Trinidad marca el ritmo de nuestra existencia como creyentes desde entramos a formar parte de la comunidad de fe y fuimos bautizados “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Cuando hacemos la señal de la cruz al comenzar el día y antes de dormir, estamos expresando nuestra fe en ese Dios trinitario. Y el camino que nos conduce al misterio más profundo de Dios es Jesucristo; mientras más lo conozcamos y lo amemos, más penetraremos en el misterio insondable de Dios

 

Oración

Padre Santo:

¡Qué admirable es tu nombre en toda la tierra!,

proclamamos en el salmo de la Liturgia de este día.

Tú eres el Creador de todo

y has puesto un amor especial en la criatura humana.

Tú has sido revelado por Jesús y estás unido totalmente unido a él,

ya que nos dices: «Todo lo que tiene el Padre es mío». Señor Jesús:

«Por ti  hemos tenido en la fe el acceso a esta gracia en que estamos».

Tú eres el Salvador de la humanidad y te reconocemos como «la Palabra de la verdad». Tú eres el «camino y la vida» y por ti «hemos recibido la justificación por la fe» y podemos llegar hasta Dios. Queremos, como «hijos de los hombres», vivir como hermanos tuyos. Espíritu Santo:

«Nos has sido dado para derramar en nuestros corazones el amor de Dios» y así «santificarnos». Tú eres «el Espíritu de la Verdad, que nos guía hasta la verdad plena». Tú eres el dinamismo y la vida de Dios, comunicada a través de la «gracia», que nos permite ser testigos de la «Trinidad». Queremos abrimos a tu acción, para «proclamar nuestra fe».

AMEN. ALELUYA.                                      

 

 ALIMENTANDO NUESTRA FE CON LA PALABRA DE DIOS

 

Lunes 23 de Mayo de 2016 Lunes 8ª semana de tiempo ordinario

 

1Pedro 1,3-9: No habéis visto a Jesucristo, y lo amáis; creéis en él, y os alegráis con un gozo inefable

Salmo responsorial: 110: El Señor recuerda siempre su alianza.

Marcos 10,17-27: Vende lo que tienes y sígueme

 

Martes 24 de Mayo de 2016 Martes 8ª semana de tiempo ordinario

 

1Pedro 1,10-16: Predecían la gracia destinada a vosotros; por eso, controlaos bien, estando a la expectativa

Salmo responsorial: 97: El Señor da a conocer su victoria.

Marcos 10,28-31: Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna

 

Miércoles 25 de Mayo de 2016 Miércoles 8ª semana de tiempo ordinario

 

1Pedro 1,18-25: Os rescataron a precio de la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto

Salmo responsorial: 147: Glorifica al Señor, Jerusalén.

Marcos 10,32-45: Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado

 

Jueves 26 de Mayo de 2016 Jueves 8ª semana de tiempo ordinario

 

1Pedro 2,2-5.9-12: Vosotros sois un sacerdocio real, una nación consagrada, para proclamar las hazañas del que os llamó

Salmo responsorial: 99: Entrad en la presencia del Señor con vítores

Marcos 10,46-52: Maestro, haz que pueda ver

 

Viernes 27 de Mayo de 2016 Viernes 8ª semana de tiempo ordinario

 

1Pedro 4,7-13: Sed buenos administradores de la múltiple gracia de Dios

Salmo responsorial: 95: Llega el Señor a regir la tierra.

Marcos 11,11-26: Mi casa se llamará casa de oración para todos los pueblos. Tened fe en Dios

 

Sábado 28 de Mayo de 2016 Sábado 8ª semana de tiempo ordinario

 

Judas 17.20b-25: Dios puede preservaros de tropiezos y presentaros ante su gloria sin mancha

Salmo responsorial: 62: Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío.

Marcos 11,27-33: ¿Con qué autoridad haces esto?

 

 

contadores para blogger
clic para ver los detalles de las visitas este sitio